HAY VIDA MÁS ALLÁ DEL ESQUÍ… ¡DESCÚBRELO!

Sácale partido al invierno con las actividades que encontrarás en las estaciones. Tienes un sinfín de opciones para elegir y alargar al máximo tu día en la nieve. ¡No querrás que tu día de esquí se acabe!

Grandvalira, Vallnord y Naturlandia

Desde principiantes hasta profesionales, desde los más clásicos hasta los más arriesgados, desde los más veloces en descenso hasta los más resistentes en fondo… Tres son las estaciones para esquiar en Andorra: Grandvalira, Vallnord y Naturlandia, que es también un ecoparque de aventuras abierto durante todo el año.

Grandvalira no solo es la estación más grande de nuestro país, sino también de los Pirineos. En total, suma más de 200 kilómetros de pistas, con un gran número de opciones para todos los niveles: 14 verdes, 49 azules, 41 rojas y 19 negras. Sus sectores están repartidos por varias localidades de dos parroquias, Canillo y Encamp: Pas de la Casa, Grau Roig, Soldeu, El Tarter, Canillo y Encamp. Cuenta con todos los servicios que un esquiador puede necesitar durante la práctica de este deporte o al finalizar la actividad: restaurantes, puestos de alquiler de material, zona wifi… ¡y hasta un hotel iglú!

Vallnord es también una opción ideal para practicar esquí en Andorra. Se trata de un dominio esquiable muy extenso, con cerca de 100 kilómetros de pistas, repartidos en dos estaciones: Pal-Arinsal y Ordino-Arcalís. En total, los esquiadores tienen a su disposición 15 pistas verdes, 23 azules, 27 rojas y 6 negras. Los servicios en todos los sectores son muy variados e incluyen alquiler de material, hoteles en sus inmediaciones y un intenso programa de actividades para los no esquiadores.

Naturlandia, por su parte, es una propuesta diferente a las estaciones de esquí anteriores, ya que se trata de la única opción en el Principado para practicar esquí nórdico. Sus 15 kilómetros de pistas se integran en el sector alto de este ecoparque de aventuras. También cuenta con servicios de alquiler de material y restauración, entre otros, y permite completar la jornada de esquí con otras atracciones del recinto, como el Tobotronc o el Airtrekk.

Todas estas estaciones son adecuadas para iniciarse en el aprendizaje del esquí, dado que cuentan con escuelas y monitores que organizan cursos de diferentes duraciones y niveles. 

Alarga al máximo tu día en la nieve

Si quieres vivir nuevas experiencias en el descenso, en Andorra podrás practicar modalidades menos ortodoxas que las clásicas (alpino, nórdico,freeride), pero igual de divertidas. Un ejemplo es el Airboard, que se puede realizar en Vallnord (Pal-Arinsal) y que consiste en lanzarse pista abajo a bordo de un pequeño colchón de aire. Otra opción es el llamado Snow Snake, una simpática serpiente compuesta por varios trineos unidos que permite que un grupo de amigos pueda realizar un descenso conjunto por la pista de nieve. También está disponible en todos los sectores de Vallnord.

Pero aquí no acaban las propuestas: snowbike, motos de nieve, raquetas y otras muchas opciones para los que deseen experimentar nuevas sensaciones.

¡Anímate a descubrirlo!

Propuestas más allá del esquí

Sin embargo, en nuestras estaciones los planes sobre nieve van mucho más allá del esquí.