AGUAS TERMALES, APROVECHA SUS BENEFICIOS

Para las terapias termales se utilizan aguas subterráneas ricas en minerales, y Escaldes-Engordany cuenta con una falla de grandes dimensiones, por la que emana agua termal. Esta fuente natural es conocida como la fuente del “Roc del Metge”, cuyo nombre recuerda al médico francés que fue propietario de los terrenos donde se encuentra la falla. La imposibilidad de construir en ella facilitó la venta del terreno al ayuntamiento que en 1987 decidió explotar sus aguas termales construyendo el Centro Termolúdico Caldea.

Las aguas termales de Escaldes-Engordany son de agua sulfurosa, sódica, rica en azufre y aceitosa con plancton termal que brota entre los 68 y los 71 ºC, lo que la convierte en una de las fuentes con el agua más caliente de Europa. Si acudes a visitarla podrás disfrutarla muy de cerca y tocar el agua.

El 15 % de los viajes turísticos del mundo se hacen por motivos de salud. ¿Buscabas una excusa para viajar? ¡Ya la tienes! El estrés es una enfermedad muy común en nuestros días. El trabajo, las responsabilidades y el trepidante ritmo de la vida diaria son causa de agobio y malestar que muchas veces no sabemos cómo gestionar. En esos momentos, el organismo, a través de insomnio, ansiedad o fuertes dolores de cabeza, te avisa de que debes tomar medidas.

Los tratamientos termales que se realizan en balnearios o centros termales también son una buena cura para otras muchas afecciones como inflamaciones crónicas, lumbalgias, dolores articulares, reuma, artrosis, problemas circulatorios, fibromialgia o menopausia, entre otros.

Las aguas termales, utilizadas terapéuticamente en baños, inhalaciones e irrigaciones, poseen grandes ventajas:

  • Aumentan la oxigenación del cuerpo.
  • Mejoran la nutrición de los tejidos.
  • Ayudan al control de las hormonas.
  • Normalizan el sistema nervioso.
  • Aumentan el metabolismo del cuerpo.
  • Estimulan secciones del sistema digestivo.

Es un placer disfrutar de terapias termales en las que el agua actúa como componente principal, como los baños por inmersión, los chorros a presión, los circuitos termales y diferentes tipos de duchas. No menos atractivos son otros tratamientos termales, como las mascarillas de arcilla o de cera, los masajes con aceite y hierbas, los ejercicios de fisioterapia, la aplicación de aerosoles y aromaterapia, el baño turco, la sauna finlandesa o el vaporium.

Los beneficios procedentes de los tratamientos termales son innumerables. El calor procedente de sus aguas, saunas y masajes con piedras calientes (terapia geotermal) se utiliza para estimular el sistema circulatorio, relajando los músculos y aliviando los síntomas de enfermedades cardiovasculares, el dolor de espalda y otros dolores musculares.

Los minerales del agua y las sales mejoran el funcionamiento de las articulaciones, el reumatismo, la artrosis, la artritis, la osteoporosis, la gota, enfermedades de la piel como eccemas y alergias, enfermedades del sistema digestivo y respiratorias, sin olvidar sus positivos efectos en situaciones de estrés y cansancio.

Uno de los fantásticos lugares donde puedes deleitarte con estos espectaculares tratamientos es el Hotel Carlemany en Andorra, un espacio con encanto en el que disfrutarás de sus aguas termales, incluso en el baño de tu habitación. El Hotel Carlemany es un alojamiento de 4 estrellas que combina el atractivo de un edificio histórico en el centro de Escaldes con los servicios más modernos. Este establecimiento ofrece una variada selección de servicios para llenarse de energía positiva, tales como baños de ozono, baños de cítricos, masajes relajantes, chocolaterapia, peeling y tratamientos de talasoterapia, aprovechando su propia fuente de agua termal de la que se nutre todo el hotel.

Y como complemento a una estancia totalmente renovadora, no puedes marcharte sin recibir uno de sus masajes inspirados en la tradición oriental. Recarga pilas con un masaje tailandés, Doji o con cañas de bambú. Además, en sus instalaciones disponen de spa y jacuzzi y, por ser huésped del hotel, tendrás acceso a una piscina al aire libre con agua termal a una temperatura de 27 ºC. ¡Vive una experiencia única en el Hotel Carlemany de Andorra!