FLAN

El flan no necesita presentación, ya que es un postre famoso en todo el mundo. Su ingrediente principal, los huevos, ya se consumían en la Antigüedad. Los romanos copiaron la fórmula de los griegos, y, durante la Edad Media, esta se popularizó durante la Cuaresma debido a que no se permitía comer carne. Fue en este momento cuando apareció el flado (que significa coca u objeto plano en latín) de huevos cuajados, que podía ser tanto dulce como salado.

En Francia y España se ofrecía como postre. Se le daba la vuelta y se le añadía salsa de caramelo, y, a partir de entonces, pasó a llamarse flan.

La receta que te presentamos es la tradicional, con azúcar, vainilla y canela. Cuando la prepares, un truco para saber si el flan ya está listo es pincharlo con una aguja. Si sale limpia, ya se pueden sacar del horno. Los flanes se tienen que poner en el molde cuando la mezcla está tibia. De esta forma evitarás que se cuajen o se hagan grumos.

RECETA

Preparación para 4 personas:

Primero prepara el caramelo. Para ello, diluye el azúcar con unas gotas de agua en una sartén sin que se queme.

Repártelo en todos los moldes o flaneras y deja que se enfríe.

Aparte, pon a calentar la leche con el limón y la vainilla o la canela.

Separa dos yemas de huevo y bate el resto en un bol.

Bate las dos yemas con el azúcar y añade la mezcla a la leche mientras vas removiendo con la batidora.

Cuando la mezcla esté tibia, rellena los moldes o las flaneras sin llegar hasta el borde.

Coloca los moldes o las flaneras en una bandeja de horno al baño maría, durante 45 minutos a 85° C. Déjalos enfriar y ya tienes el toque de dulzura perfecta para acabar una buena comida.

Ingredientes para preparar el flan:

- 500 ml de leche
- 6 huevos
- 100 g de azúcar
- Cáscara de limón
- Vainilla o canela al gusto
- Azúcar para preparar el caramelo líquido

 

 

Es un postre popular en todo el mundo y al alcance de cualquiera porque es muy fácil de preparar. Un dulce tradicional que gusta a grandes y pequeños.