Gracias a la cercanía de las tierras de Lleida, una provincia de Catalunya, la gastronomía del Principado se ha beneficiado de algunas recetas y platos tradicionales con mucho carácter. Los caracoles a la llauna son un ejemplo claro.

El caracol que se cocina para esta receta es la especie común o burgajo, conocido en Andorra y alrededores como bover. Es un caracol de tamaño medio que suele cocinarse de muchas maneras: a la brasa, a la llauna, en salsa con su sofrito, con una vinagreta… Sea cual sea la cocción, bien cocinado es toda una delicia.

Los caracoles a la llauna se cocinan en lata de aluminio sobre brasas o al horno, con especies al gusto como pimentón, tomillo, romero, orégano, pimienta, perejil, ajo, mejorana, sal… Estos condimentos potencian el sabor del caracol, que se come sacándolo del cascarón con un punzón. Un sabroso plato típico que suele servirse en los restaurantes y las bordas tradicionales de Andorra y resulta perfecto para picar y compartir en una comida o una cena.

RECETA

Ingredientes para preparar unos caracoles a la llauna:

- 2 kg de caracoles de la variedad bover,
- laurel, tomillo, menta y pimienta al hervir,
- aceite de oliva, pimienta negra y sal al poner a la brasa.

Preparación para 6 personas:

Antes de hervir los caracoles, debes dejarlos en ayunas durante una semana para que purguen por dentro y, de vez en cuando, debes ir añadiéndoles harina. Cuando los vayas a cocinar, lávalos varias veces, cambiando el agua muy a menudo. Una vez limpios, ponlos a hervir en una olla con agua fría para que se cuezan con las cabezas fuera del cascarón. Cuando hayan hervido unos 5 minutos, añade especies como laurel, tomillo, menta y pimienta y déjalos hervir unos 30 minutos más. Una vez bien hervidos, ya están preparados para ser cocinados a la brasa o al horno.

Cocción al horno
Para cocer los caracoles al horno, debes precalentarlo a 180º C. Entretanto, salamos los caracoles con sal fina, tanto por fuera como por dentro del cascarón. Una vez a punto el horno, colocamos los caracoles en una bandeja para hornear y la metemos en el horno. Pasados 5 minutos, los sacamos para añadir la pimienta negra y un poco más de aceite. Los volvemos a meter en el horno y los dejamos cocinar hasta que la carne del caracol se tueste o quede de un tono dorado. Si quieres que queden más tostados, puedes gratinarlos durante unos minutos más.

Cocción a la brasa
Coloca los caracoles boca arriba y bien juntos en una lata para hornear caracoles. Pon la lata en la parrilla y cuécelos a fuego lento. Cuando los caracoles hayan salido del cascarón, aviva el fuego para cocerlos a más intensidad durante unos 5 minutos. A continuación, rocíalos con aceite, añade sal y pimienta dentro y fuera del caracol y déjalos cocer durante 5 minutos más. Finalmente, gratínalos en el horno hasta que queden bien tostados. Solo queda servirlos y degustarlos con una vinagreta y un alioli, acompañándolos con buena carne y un buen vino.

¡Buen provecho!

Bibliografía: 

Fuente: La cuina del Molí – volum 2
Autor: M.ª Dolors Abad de Bellsolà
Edición: marzo de 2006