CARACOLES A LA ANDORRANA

El plato que te proponemos es una variante de las muchas que se cocinan con estos moluscos en todo el planeta (China, México, Marruecos, Francia, Andalucía, La Rioja, Aragón). Una comida tradicional y con mucho carácter, que forma parte del conjunto gastronómico andorrano, introducidos desde la vecina Lérida (Cataluña).

El caracol de esta receta es de la especie común, conocido en Andorra y en los alrededores como caracol sapenco. Es un caracol de tamaño medio, que se prepara de muchas formas: a la brasa, a la llauna, con salsa en su sofrito, con una vinagreta, con arroz o acompañados de otras carnes, etc.

¡Sea cual sea su preparación, el caracol bien guisado es toda una delicia!

RECETA

Preparación para 4 personas:

Prepara los caracoles, que ya deben estar limpios. Para empezar, tienes que engañarlos, es decir, ponlos en agua fría a fuego muy lento y, cuando comiencen a salir de la concha, sube el fuego y hiérvelos durante 5 minutos. Después, sácalos del agua y enjuágalos con agua.

Paralelamente, pica la cebolla y sofríela.

Una vez que la cebolla esté dorada, añade el jamón cortado a trozos, la butifarra en rodajas finas y el manojo de tomillo.

Cuando esté todo cocinado, añade el tomate troceado, el coñac y el caldo.

A continuación, echa un poco de harina para ligar la salsa. Después, pon los caracoles, la menta, el laurel, la sal y la pimienta, y déjalo cocer todo a fuego lento durante unos 45 minutos.

Mientras tanto, prepara un picadillo de ajos, guindilla y perejil. Cuando los caracoles empiecen a estar listos, añádelo a la cazuela. Una vez en el punto óptimo de cocción ya se pueden servir.

Ingredientes para preparar los caracoles a la andorrana

- Entre 1,5 y 2 kg de caracoles planos
- 2 rebanadas de jamón con grasa
- 300 g de butifarra cruda
- 1 cebolla
- 3 ajos
- 1 guindilla
- 1 tomate
- 1 manojo de tomillo
- 4 cucharadas soperas de coñac
- 2 cucharones de caldo de carne o de verduras
- Harina
- Unas hojas de laurel
- Unas hojas de menta
- Sal al gusto
- Pimienta al gusto

 

 

Los caracoles cocidos forman parte de la gastronomía andorrana debido a su proximidad a Lleida, donde son uno de los platos tradicionales.