BIZCOCHO

Este plato pertenece a la tradición culinaria catalana y aparece en la repostería desde el siglo XVIII. Fue sobre todo en el siglo XIX cuando se generalizó la obtención y el uso del azúcar. Para muchos, la facilidad de preparación de esta receta hace que sea una de las máximas expresiones de la pastelería.

De acuerdo con algunas fuentes, la denominación catalana de este dulce (pa de pessic, que significa "pan para pellizcar") procede de las procesiones patronales, donde era tradicional llevar este dulce y repartirlo entre los asistentes. Como la gente era muy impaciente y no esperaba al final y lo iban pellizcando por el camino.

Cabe decir que el nombre de este dulce cambia en función de la zona. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana está el bescuit; en Italia, el pan di Spagna; en Portugal, el pâo de ló; en Francia, el pain de Savoie, y en los países anglosajones, el Sponge cake.

Además de ser la base de la mona de Pascua, también se utiliza para preparar recetas más complejas y sofisticadas, con una gran variedad de ingredientes.

La esponjosidad y ligereza del bizcocho básico, como el de la receta que te presentamos, sigue convirtiéndolo en una deliciosa tentación.

RECETA

Preparación para 4 personas:

Separa las claras de las yemas de huevo y déjalas al punto de nieve.

Mezcla el azúcar con las dos partes de los huevos y tamiza la harina por encima con la levadura y una pizca de sal.

Después, añade el aceite a la mezcla y, a continuación, la leche.

Mézclalo bien todo y, cuando la masa ya esté cremosa, ponla en un molde espolvoreado con harina y mantequilla.

Hornéalo a 180° C durante 45 minutos y ya tienes listo el bizcocho. Es esponjoso y muy sabroso.

Ingredientes para preparar el bizcocho:

- 125 g de azúcar
- 125 g de harina
- 4 huevos
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de levadura

 

 

Un postre tradicional simple y sabroso que se ha convertido en esencial gracias a su fácil elaboración. Es la base de otros dulces más elaborados y se puede disfrutar en todas partes.