Cocina de alta montaña

COCINA DE ALTA MONTAÑA

La cocina andorrana te acerca sin duda alguna a los aromas y los sabores de montaña. Prueba los productos de temporada, que solo podrás degustar en un momento concreto del año, como las setas, las verduras de invierno, los embutidos…

Pero primero, vamos a explicarte cuáles son los platos andorranos más tradicionales:

La escudella es un plato de cuchara a base de verduras de temporada y carne de cerdo. Un plato tradicional que suele servirse en invierno y en actos populares. En Navidad, la puedes degustar con pasta, un plato llamado sopa de galets o sopa grossa.

El trinxat de montaña es un plato tradicional de los Pirineos hecho a base de col de invierno, patata, ajos y tocino.

Los canelones a la andorrana son una variante de la receta catalana que mezcla carne de cordero, cerdo y gallina en unos rollos de pasta acompañados con bechamel.

La carne de caza se integra en unos platos que encontrarás al inicio de la temporada de caza, como el civet de liebre o jabalí. Generalmente se sirve en estofado con verduras y setas. Y con la llegada de la temporada de pesca, podrás degustar la trucha a la andorrana, salteada con almendras y jamón.

El bacalao solía ser un plato principal, como los arenques o el congrio, pescados que llegaban a zonas de montaña gracias a su conservación a base de sal. Hoy puedes degustar el bacalao gratinado con alioli, siendo la forma más tradicional de comerlo.

Las setas como los boletus, los níscalos, las negrillas, las murgas o las senderuelas suelen ser las más comunes. Las encontrarás en cremas, arroces, salsas y como complemento de todo tipo de carnes.

El alioli de membrillo es una salsa a base de membrillo, aceite y ajo que suele acompañar las carnes a la brasa. Una salsa muy apreciada en la cocina de montaña.

Los embutidos del país se producen en la tradicional matanza del cerdo que se celebra  en enero, donde se elaboran productos como la bringuera, la donja, el bisbe, las longanizas y las morcillas.

La achicoria amarga, también conocida como diente de león, se recoge directamente de la montaña, siendo una excelente variante para la ensalada. Suele condimentarse con tocino y frutos secos, pero solo puedes encontrarla en primavera.

Los caracoles a la llauna acostumbran a cocinarse a la brasa y se condimentan con varias especias. Suelen acompañarse con alioli de membrillo, toda una delicia para los paladares más exigentes.

¡Descubre Andorra bocado a bocado, en alguna de nuestras bordas tradicionales!

Ubicación y contacto