Paso a paso por la cultura y la historia de Escaldes-Engordany

PASO A PASO POR LA CULTURA Y LA HISTORIA DE ESCALDES-ENGORDANY

GUARDAR EN MI PLAN

Formada en el año 1978, a partir de la unión de los núcleos urbanos de Escaldes y Engordany, Escaldes-Engordany es la séptima parroquia, y por tanto la última, que se creó en Andorra. Cuenta con una de las superficies más pequeñas del Principado y tiene una población de unos 14 000 habitantes.

Así, en el itinerario que te presentamos a continuación, no solo descubrirás una población llena de secretos y curiosidades, sino que también contemplarás algunas de las esculturas, construcciones y obras arquitectónicas que marcaron la evolución del país.

El Artalroc, uno de los centros culturales más modernos de Andorra
Para iniciar este itinerario, nos situaremos delante de uno de los edificios con mayor contraste entre la arquitectura tradicional y la contemporánea: Artalroc es un centro cultural que sorprende por su diseño vanguardista, de líneas rectas y modernas, así como por su estructura, completamente recubierta de materiales de cerámica amorfa, como el vidrio..

La ruta de Engordany, un laberinto de casas y calles
Después de esta primera visita más contemporánea, nos detendremos en el tiempo para viajar a la Andorra del siglo XX. Aquí pasearemos por la ruta de Engordany, un itinerario que recorre un laberinto de casas y calles empedradas, testigos de la vida agrícola de antaño.  Durante el recorrido, pasearás por el camino de la Peletera, que te llevará hasta el emplazamiento de la desaparecida iglesia de Sant Jaume —derrumbada en los años 50—, mientras observas los cultivos y los ganados, presentes a lo largo de todo el itinerario. Asimismo, también contemplarás el famoso puente de Engordany, que comunicaba esta población con el antiguo núcleo de Escaldes, así como varias muestras de la arquitectura tradicional, que observarás en las casas Cal Rafel, Cal Ricart o Cal Vicari, entre otras.

Religión, arte y cultura en el corazón de Escaldes-Engordany
A continuación, seguiremos bajando por esta misma calle, hasta llegar delante del antiguo Hotel Valira —un centro protegido que el Principado ha catalogado como bien inmueble—. Allí, además de descubrir uno de los primeros establecimientos hoteleros y termales de la Andorra de los años 30, podrás observar uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del granito del país. Aparte de todo esto, la experiencia se enriquecerá a medida que vayas avanzando, ya que el edificio alberga el moderno Museo Carmen Thyssen Andorra, un centro museístico que cuenta con una sala de exposiciones de más de 250 m2, donde se exponen pinturas principalmente de los siglos XIX y XX, un verdadero gozo para los grandes amantes del arte.

Seguidamente, la ruta continuará delante del lugar donde te encuentras, ya que solo tendrás que cruzar la calle para disfrutar del siguiente punto de interés del itinerario: la iglesia de Sant Pere Màrtir, una capilla que el arquitecto Josep Danés diseñó en honor de los pelaires, dada la importancia del sector textil en la Andorra de antaño. Como curiosidad, cabe indicar que la torre cuenta con tres campanas que el obispo Martí bautizó con tres nombres de mujer… ¿te animas a descubrirlas?

Por último, a pocos metros se encuentra otro establecimiento de visita obligada: el CAEE (Centro de Arte de Escaldes-Engordany). Este edificio, construido entre los años 1932 y 1934 como aparcamiento del Hotel Valira, experimentó diversas reformulaciones y pasó de ser la antigua escuela de la parroquia a convertirse en el primer cine del país. Así, en el ámbito arquitectónico, también podrás observar un ejemplo magnífico de la arquitectura del granito. Hoy en día, el centro se ha convertido en un espacio cultural, donde disfrutarás de dos colecciones permanentes —las esculturas de Josep Viladomat y las maquetas de arte románico—, así como de otras de carácter más temporal. Finalmente, en el centro también se ofrece una programación cultural para todas las edades. 

Paseo de la Arnaldeta de Caboet
Después de haber conocido todos estos centros culturales, te recomendamos que, para continuar el itinerario, recorras el paseo de la Arnaldeta de Caboet, una pasarela totalmente peatonal que atraviesa el centro del pueblo de punta a punta, donde además observarás la escultura y la historia de quién fue la Arnaldeta. Como pequeña pincelada, te podemos avanzar que fue la primera heredera de los valles de Andorra. ¿Te quedarás sin saber el resto?

Descubre el mundo del perfume
Llegados a este punto, la última parada de este itinerario es la visita al museo del perfume. Propiedad de la Fundación Júlia Bonet, disfrutarás de una exposición permanente de más de 39 000 fragancias. Te fascinará conocer la historia y la evolución que envuelven el mundo exótico del perfume en Andorra. Como guinda del pastel, te comentamos que podrás elaborar tu propia esencia totalmente personalizada.

No te lo pienses más y ven a pasear por Escaldes-Engordany, una parroquia donde la cultura y la historia van de la mano.

GUARDAR EN MI PLAN

Ubicación y contacto

Ampliar