Algunos de los signos de identidad andorranos todavía están presentes en las antiguas casas tradicionales de alta montaña, llamadas bordas.

Antiguamente eran el lugar donde se guardaba el grano y el ganado. En la actualidad, algunas bordas han sido transformadas y acondicionadas como restaurantes: permiten contemplar una arquitectura y una decoración peculiar, cálida y acogedora, al tiempo que se descubre la cocina tradicional andorrana.

No te pierdas la selección de bordas tradicionales que te proponemos, donde podrás degustar nuestra cocina de montaña.